La Casa de la Cultura de Cabudare en espera




Palavecino es el único municipio del estado Lara que cuenta con un extenso terreno de casi una hectárea y con amplias instalaciones físicas para la realización de actividades formativas, recreativas y culturales, que muy bien pudiesen garantizar una agenda artística estable en todas sus manifestaciones, bien sea, musicales, dancísticas, artesanales, teatrales y de la plástica, entre otras.

Sin embargo, el deprimente estado de deterioro y la falta de un oportuno mantenimiento del complejo cultural Andrés Eloy Blanco, ubicado en la avenida La Mata, inciden para que nuestras tradiciones y costumbres tengan un espacio acorde a las necesidades y exigencias de los nuevos tiempos.

A pesar de ello, en la llamada Casa Grande de la Cultura del municipio Palavecino, las tareas pedagógicas y didácticas no se detienen y si bien, hay muchas carencias, sus actuales autoridades hace lo humanamente posible para lograr cumplir su cometido.

La casa de la cultura, como es conocida desde tiempos atrás, fue fundada en la década de los 80 por el entonces presidente de la República, Jaime Lusinchi y cuenta con una edificación central que alberga un auditorio, tres salones y una galería para la muestra de exposiciones de obras de artes.

En sus instalaciones funciona también una sala de consultas de textos adscrita a la red de bibliotecas del estado Lara y a la biblioteca Pío Tamayo, así como la Fundación Orquesta Sinfónica Juvenil e Infantil de Cabudare, institución a la que por ciento, le robaron casi todos sus instrumentos hace mes y medio, debido a la nula vigilancia y a la falta de la cerca perimetral en esa institución.

Los consejos comunales igualmente, tienen su espacio y suelen reunirse con mucha frecuencia para planificar sus actividades.

Rescatando sus espacios

Para su nuevo director, Benigno Valera Corro, quien asumió el cargo en el mes de enero pasado, esa instancia pública debe ser la casa grande de la cultura de Palavecino, donde se reúnan todas las manifestaciones que tienen que ver con el hecho cultural.

No es necesario, indica, que la jefatura del centro cultural por excelencia, esté en manos de un científico o especialista en la materia, sino que la ejerza un ser comprometido con la idiosincrasia del pueblo, capaz de darle afecto a la gente que comúnmente asiste, sea responsable y organice diversas actividades para salir adelante.

"En esta institución faltaban los valores importantes como la disciplina, el respeto y consideración hacia los demás, esto prácticamente era un sitio sin ley, gracias a Dios, los alumnos y representantes entendieron la necesidad de darle un vuelco a esa realidad y hoy se siente la disposición a seguir la ruta imaginaria que nos lleve al rescate real y progresivo".

Misión altruista

-¿Qué tipo de actividades se realizan en este centro cultural?
-Funciona una escuela de ballet conformada por 118 niños, niñas y adolescentes, un taller de ajedrez, se dictan clases de guitarra, cuatro y pintura, además hay permanentemente, tareas de danzas árabe y tradicional. Todas estas actividades benefician a más de 250 alumnos de diferentes sectores de la jurisdicción.
-¿De quién dependen?
-De la gobernación del estado Lara a través de Concultura, organismo matriz de la cultura en la región.
-¿Cuántas personas labora en este lugar?
- No hay personal fijo. Estoy aquí ad honoren por un nombramiento hecho a través de Concultura, lamentablemente no hay secretaria, vigilantes ni quien se encargue de hacer el mantenimiento. Contraté con recursos propios a una persona para limpiar y una representante hace las veces de secretaria, de manera voluntaria.

Carencias

- ¿Cuáles son las principales necesidad del complejo cultural?
- Muchas, pero entre las más apremiantes está la recuperación del techo, porque cuando llueve, ésta penetra la infraestructura, el sistema eléctrico colapsó hace mucho rato y el auditorio está en terribles condiciones a pesar de ser el único en su tipo en Palavecino y con una extraordinaria acústica.

El aire acondicionado del auditorio se dañó hace varios años y el piso de madera se deterioró al igual que los baños y los vestuarios. Así están las luces, butacas y tramoyas.

El anfiteatro requiere de una rehabilitación urgente para reactivar las actividades en ese espacio a cielo abierto y se necesita también, ampliar el salón del ballet por cuanto se hizo insuficiente para la cantidad de alumnos en formación.

La cerca perimetral permanece en el suelo desde hace más de cinco años y por allí pasan personas de toda calaña, muchos de los cuales se han dedicado a robar lo poco que tenemos en esta institución y es un paso abierto desde el estadio hasta la avenida La Mata, que es aprovechado además para mantener animales de toda especie, como gallinas, caballos,, chivos, perros y vacas.

Proyectos

Valera Corro, tiene como prioridad rescatar toda la estructura del complejo y para ello espera que el gobierno regional termine de bajar el millón 76 mil bolívares fuertes que el Consejo Legislativo del estado Lara aprobó el año pasado.

Según se conoció, en la misma partida presupuestaria se destinó más de un millón 600 mil bolívares para la construcciòn de una pared perimetral en el conjunto residencial La Estancia y la rehabilitación del parque de la Chucho Briceño, obras que comenzaron a ejecutarse desde principios de año.
Aparentemente los recursos destinados para la Casa de la Cultura fueron desviados para ampliar la avenida La Mata y la intercomunal Barquisimeto-Cabudare.

Entre los planes a corto y mediano plazo, se proyecta la construcciòn de un edificio de cuatro plantas que sirva de albergue cultural con disposición para 30 camas, así como de sede de la imprenta escuela bolivariana, de centro de estudios audiovisuales de Palavecino y un estudio de grabación.

La idea impulsada por el Proyecto Cultural Sarao contempla además una sala de usos múltiples, un salón donde funcione la radio y la televisión comunitaria.

El proyecto está en manos de Pdvsa y el Seniat y la inversión es de unos 5 millones de bolívares fuertes.
Cabe destacar que el presupuesto anual por parte de Concultura para esta institución es de 10 mil bolívares, es decir, 10 millones de los antiguos.

El director, aspira que el recién creado Consejo Federal de Gobierno, tutelado por la alcaldesa Amalia Sáez sesione en algún momento en esa sede y pueda aprobar los recursos económicos necesarios para sacar de la miseria y abandono a esa institución necesaria para preservar lo que nos identifica como pueblo.

Mejoras

- Gracias a la realización de los IV Carnavales Turísticos Palavecino 2010 desarrollados al final de la avenida La Mata, la alcaldía ordenó limpiar las áreas externas del complejo cultural y colocó luminarias en su frente.
Concultura donó las manillas de las puertas y con la autogestión se logró reponer una ventana de vidrio y se rescató el jardín interno; ahora se le ve otra cara, se respetan las normas y sobre todo prevalecen los valores humanos.