Historia de Cabudare

    En la última década del siglo pasado se fundó Cabudare, cuando la Francia revolucionaria declara los derechos humanos.  Carlos IV gobernaba la provincia de Venezuela y por resolución expedida en Barquisimeto, prohibieron que en Cabudare se fabricasen nuevas casas; los opresores querían monopolizar el comercio, trataban que Barquisimeto fuera el único centro comercial y que Cabudare quedara bajo el mando del señorito feudal Juan José Alvarado.  En Caracas con el 19 de abril de 1810 y el glorioso 5 de julio de 1811, llegó a su fin la humillación, pero esta alegría duró poco, la naturaleza reaccionó  de tal manera que sacudió el valle de Cabudare con un terremoto el 26 de marzo de 1812 reduciendo a ruinas el cantón de Cabudare.  Rápidamente los cabudereños salieron de las ruinas y reconstruyeron el poblado.

     El día 10 de noviembre de 1813, el Libertador Simón Bolívar, marchaba sobre Barquisimeto y el día siguiente hizo su entrada a Cabudare, al ver los excesos criminales cometidos por las tropas realistas, ordenó inmediatamente la marcha del ejercito patriota y al llegar a La Ceiba dictó bajo su nombre un decreto dándole el título a Cabudare de Parroquia Civil, declarando a sus hijos en posesión de todas las garantías y derechos. Cabudare es una bella ciudad, situada en la planicie aledaña del Terepaima y del Turbio, ,lo conforma dos parroquias:  José Gregorio bastidas y Cabudare, impregnada en su totalidad de manifestaciones folklóricas, culturales e históricas que invitan a conocer el emporio artesanal y natural del mismo. 

     Es así como hombres y mujeres dan formas a sus sueños, creencias e ilusiones transformando la arcilla, vidrio, papel y diversos tejidos en maravillosas creaciones dignas de un artista cautivador.  En Palavecino tiene sus talleres famosos pintores venezolanos de reconocida trayectoria, a demás de que el Municipio ha ido cobrando gran fuerza comercial y urbanística.  Hoy se puede decir que está unido a Barquisimeto, su movimiento económico se concentra en la capital, con centros comerciales, automercados e importantes industrias que transforman la materia prima en productos altamente demandados.